Tamanho da Letra: [A-] [A+]

VII – Viaje sin Fin

Publicado por Bill Braga en Memorias, Psicología, Psiquiatría, Chamanismo
data: 02/04/2020

Para que me entiendan les debo explicar quién es ese tal Haldol, ese que me impidió continuar contándoles la agitación, agresividad y el estado maníaco de los seres humanos. Esta es la explicación farmaco-médica. Yo les digo que el Haldol es el remedio de aquellos que no soportan las verdades traídas a la superficie por quienes ellos consideran locos. Es el enemigo de la creatividad, de la creación, es quien turba la visión de los que ven más allá. Ese es el Haldol. Infelizmente los médicos me fuerzan a tomar esta droga altamente perjudicial a mi mente sin mi permiso. Cuando nos consideran locos, no nos dejan el derecho de escoger cuáles drogas tomar. Yo siempre preferí el alcohol. O tomamos, o… Camisa de fuerza. Aún no es hora de que ustedes sepan cómo es vestir esa camisa… Volvamos al viaje psicodélico de Juiz de Fora a Belo Horizonte.

Después de oír esas voces y de pelear con mi padre y Marquinhos, salí caminando con mis maletas por las calles desiertas de Juiz de Fora. No encontraba un taxi, pero eso no me importaba. Caminaba sin rumbo, caminaba por caminar, como si con cada paso aquella rabia y esa pena se disiparan de mí. Rápidamente ellos, en quien confié tanto, me abandonaron. Osaron decir que yo había aspirado cocaína, ellos no me conocían, no merecían mi confianza. Y a cada pensamiento, una nueva bocanada, y la humareda invadía mis pulmones. Finalmente apareció un taxista.

Entré al vehículo y rápidamente percibí que el taxista estaba “consciente”. Sus ojos me miraban de una forma lunática, pero él parecía entenderme. Yo estaba trastornado, agitado, con las piernas inquietas, y él, sin saberlo, me reconfortaba. Fuimos hasta el terminal de buses, pero sus ojos parecían invadirme. Eran ojos de alguien que había utilizado ácido, dilatados e insinuantes. Yo no lograba mirar dentro de esos ojos. Eran muy amenazadores. Sentí un alivio al llegar al terminal. Pero allí otros percances me esperaban.

De repente, y no por casualidad, el mundo conspiró contra mí. En el mesón, intentaron engañarme, me dijeron que no había buses para Belo Horizonte, que ya estaban todos llenos. Pero las miradas eran de espías. Sí, claro. Mi padre a esta altura ya había llamado por teléfono al terminal, todos lo sabían e intentaban impedir mi partida. Pero yo podía entrar en el juego para revertirlo. Y de repente, oí la voz de mi padre anunciando la partida del próximo bus. ¡Lo sabía! Él estaba detrás de todo ese teatro. Y yo insistía, necesitaba del pasaje, tenían que conseguir un lugar para mí. Finalmente me ofrecieron un lugar en un bus que partía a las ocho. Aún faltaba una hora.

¿Qué hacer durante ese tiempo? Allí estaba la voz de mi padre, anunciando la llegada o partida de un bus. Él me perseguía e intentaba agarrarme, pero él estaba equivocado. Ahora que yo tenía alas, que me liberé, él ya no me podía agarrar. Y comencé a andar por el terminal, buscando el lugar desde donde él emitía esa voz que me perturbaba. Y comencé a oír también la voz de Marquinhos. Cómo me perturbaban… Fui a la cafetería, fumaba un cigarro cada diez minutos. Intenté comprar cervezas, pero no me vendieron. ¿Por qué? La lógica es clara, ¿no entienden? Mi padre ya les había avisado para que no me vendieran cerveza. Entonces tomaba café. Uno atrás de otro. Y caminaba, y sentía. Sentía por dentro la presión de todas esas voces y me sentía sin justicia con ese juicio. Si por lo menos yo hubiera realmente aspirado coca, pero no. Ellos no entendían. Yo no entendía. No aceptaba esa seudo-autoridad que intentaba domarme. No. Mis alas iban más allá. Tal vez  nadie pudiese comprender. No. Yo veía algunas miradas de comprensión, la identificación, ¿o sería pena? Me acuerdo de la camarera que me vendió los cigarros… Ojos angelicales.
¿Y dónde estaban los que decían que me amaban? ¿Dónde estaba mi madre?, ¿dónde estaban los hermanos? ¿Mi novia? ¿Tatiana? ¿Sandra? Mi cuarto. Necesitaba volver allá. Mi universo particular, ahí yo me sentía seguro. Necesitaba de la guitarra, no hay mejor forma de expresar los sentimientos que con un bello rasgueo. Las cuerdas de metal me entenderían, los libros también. Necesitaba volver. Pero el bus no llegaba, se atrasaba, todo parte del teatro que mi padre armó para intentar contenerme. Yo me reía, daba carcajadas de esa escena montada, risotadas y más risotadas, seguidas de un inmenso vacío. Era como si mi mente hubiese alzado un vuelo, sin drogas, sin estimulantes. Un vuelo alto, en que la vida terrena se transformó en un teatro mágico regido por los actores que yo elegía para mi palco. Y yo reía sarcásticamente de ese teatro, pues creía que podía contenerlo. Probablemente reía de desespero. Reía de mí mismo, de las alas de la locura en que volaba.

Después de mucho tiempo de atraso llegó el bus. Y finalmente entré en él. Y allí se inició un viaje sin fin cuyo destino me trajo hasta esta clínica en que me encerraron…

Compartilhar este Artigo

Leia mais artigos em Memorias Psicología Psiquiatría Chamanismo

Bill Braga -
12 Comentários
  1. Ondina

    Bill envie-me esta página para meu email,por favor.
    Estou colecionando seus escritos.
    Abraços da prima, Ondina- RJ

    • Bill Braga

      Enviado Ondina!

      Que honra fazer parte da tua coleção, coleções são algo muito especial, não é, guardamos e em outros momentos dotamos de novo sentido o que guardamos, não têm sentido de uso, mas de contemplação.. obrigado!

      abraços

  2. Myriam Menin Ferreira

    Querido Biel, confesso que é muito dificil para mim saber somente agora . Nunca imaginei que voce pudesse passar por tamanho sofrimento, e sozinho, ainda por cima.Mas se lhe faz bem contar o que se passou, a angústia que sinto agora é como compartilhar do que voce sentiu então.Beijo, Vó

    • Bill Braga

      Vovó,

      imagino como seja difícil, mas saiba que você compartilhar esta jornada, foi o que sempre a dotou de sentido, você e todo mundo que quis entrar nela comigo…

      Sim, não se preocupe, pois me faz muito bem, ao escrever, transfiro os fantasmas para a página em branco, e eles não me assombram mais. Na realidade, fingem não assombrar, ou nunca assombraram.. é só uma questão de ponto de vista…

      Obrigado pela companhia, além deste textos.

      beijos

  3. Silvia Guicheney

    Mais, por favor? Por favor?

  4. Bill Braga

    em breve…

    já tá no forno pré-assado, já já ta no ar…

    beijos…

  5. Lis

    Revendo cada escrito como há dois anos…a dor é a mesma. A admiração também.Sempre escancaramos nossas verdades.Eu e você, mesmo que elas nos machuque. Sempre foi assim. Entendo um pouco mais agora, pelo que tenho passado. Sou sua admiradora, você sabe.Amo.

    • Bill Braga

      Oi Lis…

      sim, é um modo de vida escancarado, e transformar os tabus em escrita, expondo-os e jogando-os no mundo, é não uma forma de machucar, mas um modo de enfrentá-los… Ter-te como admiradora, mesmo que sofra com a leitura, é uma honra…

      obrigado mesmo…

  6. Bruno Viveiros

    Olá Gabriel,

    Beleza de texto.

    Parabéns, Bruno.

    • Bill Braga

      Oi Bruno, obrigado camarada!

      Bom saber que você tá acompanhando esta jornada!

      abraços

  7. Daniela Wambsganss

    And the crow said ……NO MORE !!! NEVER MORE

    ICH LIEBE DICH

Deixe um comentário