Tamanho da Letra: [A-] [A+]

Con Miedo de la Calle

Publicado por Sânia Campos en Devaneos
data: 22/03/2012

Con miedo de la calle,

no se puede ver más la luna

andando por las calles de Belo Horizonte

en una noche de luna llena

y pasando por la calle de mi infancia y juventud,

quedé tocada con el “miedo” que predomina,

inseguridad y aislamiento de las familias,

muchas cercas eléctricas, muros altos, candados, etc…

Vino este devaneo…

¿Quién aún mira el cielo, admira la luna

y camina tranquilo por las calles?

La luna que fue cantada en prosa y versos

Inspiró poetas y amantes

Anda olvidada por nosotros

Ciudadanos urbanos productivos

“Homo economicus”,

vivimos en alta velocidad.

La luna llena está allá, todavía

Al alcance  de nuestros ojos

Luna pública, es de todos

Ni cobra peaje.

Pero no tenemos más tiempo

Corremos por las calles de la ciudad.

Ah, las calles de la ciudad!

Calle pública, es de todos.

Para ser ocupada, lugar de encuentro.

¿¿¿Pero Cuál calle???

Visito de nuevo la calle de mi infancia

En el espacio y en la memoria.

Fin de tarde, inicio de noche

Encuentros que alegran el corazón,

Voces y gritos de niños pueblan la calle

Jugar a la escondida, a robar bandera, jugar a la pelota.

Jóvenes enamoran en el portón.

Pasaron los años

 Y como todo, también cambió mi calle.

Demolieron la casa de la vecina

Construyeron edificios, construyeron muros.

Rejas y cercas eléctricas,

Los habitantes se quedan encerrados en sus casas

Se aíslan cada vez más.

Fin de tarde, inicio de la noche

La calle casi desierta.

Susurran las últimas noticias

Sobre el riesgo, la muerte, las armas y la violencia.

Demasiado peligroso circular.

El miedo ahora es lo que puebla esta calle.

Un silencio de voces,

Se oye el ruido de las sirenas y de los autos.

Aprehensivos, en un paso apretado y tenso

Los estudiantes y trabajadores nocturnos se cruzan por las calles,

Ninguno se arriesga a levantar la cabeza

Mirar y ver al otro.

Los vecinos ahora son extraños,

Pocos todavía se saludan,

Hasta se extrañan los chismes,

Que con exageración y censuras

Hacían circular las noticias y acontecimientos de la calle.

Ya no se sabe quién murió, quién nació

Quién llegó y quién partió.

Todos se encierran en sus casas.

Y atrás de los muros

Ligados a la TV y a las redes virtuales,

Buscan conectarse con el mundo.

Distantes del prójimo

¡En la ilusión de que así

Estaremos seguros!

Compartilhar este Artigo

Leia mais artigos em Devaneos

Sânia Campos - Economista com Mestrado em Educação pela UFMG. Professora da PUC-Minas, já exerceu vários cargos na Administração Pública. Residente em Belo Horizonte - MG.
Comentário
  1. Antonio Ângelo

    É isto mesmo, Sânia. Triste saber que moramos em cidades em que, ao invés de nos acolher, ruas e praças se tornam locais onde mora o perigo. Andar nas madrugadas e curtir lua e estrelas, quem diria, passou a ser atividade de risco!

Deixe um comentário