Arquivo do Autor

XI – Arresto Domiciliario

Publicado por Bill Braga
Data da publicação: 20/07/2020

El regazo de Sandra me dio el arrullo que necesitaba. No sé por qué, pero todas las noches, fuese ella o Valeria quien estuviese conmigo, yo sentía la necesidad de acostarme en un regazo. No en cualquiera, sino en uno de aquellos. Realmente, yo quería que fuese el regazo de mi novia. Hace tiempo que ella no me visitaba, ¿por donde debía andar? ¿No era el amor el sublime sentimiento que pasaba por encima de todo y de tod...

X – Al fin un cobijo

Publicado por Bill Braga
Data da publicação: 16/06/2020

Una conversación más con el hombre de blanco, el impasible Dr. Lucas. Él porfía en mantener su pose de doctor, la braveza en sus palabras rudas, represivas y la mirada de señor de la verdad. Pero hasta él se ha doblado ante mis elucubraciones. Hoy salí de su sala más leve, él me dijo que luego voy a salir de ahí, que yo no pertenecía a esa clínica. ¿Pero será que alguien pertenece realmente a ese lugar? Dentro de...

IX – Yo traigo la armonía a los locos… y a los sanos

Publicado por Bill Braga
Data da publicação: 22/05/2020

Bajé, o mejor dicho, aterricé del bus en el corazón de la Savassi, en Belo Horizonte. Valéria, la enfermera, conversa muy dulcemente conmigo mientras les cuento. Ella realmente me cuida, no como ese señor-represor vestido de blanco. Valeria tiene la candidez, la dulzura. A veces me hace cariño como si fuese su hijo, me deja colocar el colchón en el suelo. Tal vez ella pueda entenderme. Ella me ayuda mucho a disminuir el...

VIII – El Viaje Interior

Publicado por Bill Braga
Data da publicação: 30/04/2020

Los días pasan, yo converso con Lucas (no es doctor porque todavía no hizo el doctorado) y nada cambia. Él permanece con su secura, creyéndose el señor de la verdad, y nada de dejarme salir de la Clínica Pinel. Pero hay todo un mundo esperándome allá afuera. Siento una necesidad de salir y disolverme en la masa humana que me espera allá afuera, en el caos urbano. Pero no, todavía quieren encerrarme. Sé que es porque...

VII – Viaje sin Fin

Publicado por Bill Braga
Data da publicação: 02/04/2020

Para que me entiendan les debo explicar quién es ese tal Haldol, ese que me impidió continuar contándoles la agitación, agresividad y el estado maníaco de los seres humanos. Esta es la explicación farmaco-médica. Yo les digo que el Haldol es el remedio de aquellos que no soportan las verdades traídas a la superficie por quienes ellos consideran locos. Es el enemigo de la creatividad, de la creación, es quien turba la ...

VI – La tentadora locura y sus deliciosas sensaciones de poder

Publicado por Bill Braga
Data da publicação: 03/03/2020

La noche caía festiva en Juiz de Fora. Después de mi acceso de rabia, de toda la agitación, por lo que me acuerdo hubo un momento de reconciliación. Me acuerdo que fui al camarín, y conversé con la drag por algunos instantes, ella ya sin los trajes. Vi que ya lo había conocido, el hombre atrás de la drag, habíamos conversado antes de él producirse… No sé muy bien lo que dijimos, pero sé que todo se calmó. Una pe...

V – Fragmentos de Lucidez

Publicado por Bill Braga
Data da publicação: 10/01/2020

Desperté. Esta vez sabía bien adonde estaba… En esa clínica… Por más que intentasen, los remedios no me podían dominar, yo era el señor de mí, aunque los médicos me dijeran lo contrario. Disculpe la interrupción, volvamos a Juiz de Fora. Sí, allá recibí un cariño especial, y conviví con la diversidad, una diversidad agradable, diferencias en armonía. Y mi cabeza se abría… Me acordaba de Sandra, de Calabar...

IV – Antes de la Otra Inyección

Publicado por Bill Braga
Data da publicação: 16/12/2019

Dejaba Rio, pero llegaría a Juiz de Fora, otra ciudad muy agradable que me había conquistado. Nuestra historia, la mía y la de aquella ciudad, era reciente pero intensa. Allí era un pedazo de Rio, como decimos los mineiros, tal vez por eso es que a mí me gustaba tanto. Esa vez ni las cicatrices que la estadía dejaría servirían para alejarme de allá. Por más que no volviera con tanta frecuencia, esa ciudad, o mejor di...